jueves, 20 de noviembre de 2008

Programa G1G1 (Give One, Get One)

Con la finalidad de llevar oportunidades de educación y crecimiento a países en vías de desarrollo surge el programa G1G1 (Give One, Get One) que posibilita a la sociedad civil de países como Estados Unidos, Rusia, Suiza y Turquía a donar y recibir una laptop XO mediante Amazon http://www.amazon.com/xo, es decir, pagan el costo de dos laptops y se quedan con una, el programa inició el 17 de Noviembre con grán exito ya que desde su primer y segundo día de lanzamiento se convirtió en el mejor vendedor de computadoras según la página Amazon http://www.amazon.com/gp/bestsellers/pc/ref=pd_dp_ts_pc_1

Entre las bondades de dicho programa se encuentran:

  • Un niño en un país con grandes carencias tendrá la fortuna de beneficiarse con el proyecto OLPC.
  • La persona que dona una laptop XO tiene la posibilidad de recibir una, cabe mencionar que la XO no es un producto que se comercializa con fines de lucro, por tanto esta temporada del año es una gran oportunidad para adquirir una herramienta tecnológica a bajo costo para obsequiar a los niños de su hogar y de alguna parte del mundo para que exploren, aprendan y construyan su propio conocimiento.
  • El programa se ha extendido a Europa lo cual indica un gran esfuerzo de OLPC y de empresas colaboradoras por conseguir el mayor número de laptops a los países en vías de desarrollo.

Para mayor referencia de la misión de OLPC, se presenta el siguiente video :

video

video

jueves, 30 de octubre de 2008

Empoderar a los niños hoy

Artículo publicado por Jorge G. Castañeda
en Periódico Reforma
20 Ago. 08

La semana pasada se difundieron los resultados del Examen Nacional de Habilidades y Competencias Docentes. De los 71 mil maestros examinados sólo 32 por ciento aprobó: casi 70 por ciento no. Se concursaron poco más de 8 mil plazas, de las cuales 2 mil 800 estaban reservadas para egresados de las normales, mientras 5 mil 392 fueron para maestros en activo por honorarios y/o por horas. Entre otras cosas estos números dicen que: seguirán dando clases en este ciclo 10 mil maestros que reprobaron; entraron 2 mil maestros nuevos, evaluados y aprobados; y a este ritmo tardaría poco más de medio siglo en transformarse la preparación de los maestros de educación básica. Aunque el ritmo puede ser un poco más intenso: según estimaciones extraoficiales se espera que a partir del 2009 se incorporen al año unos 40 mil maestros evaluados y aprobados.


Debe reconocerse la audacia de la dirección del SNTE en aceptar un blind date de esta naturaleza. Decidió ir a un examen al cuarto para las doce, para cumplir con un compromiso y poder afirmar que por lo menos un pequeño número de profesores en este ciclo escolar habrían pasado por la prueba de marras. Ésta es una pequeña parte de la magnitud del reto educativo. En una presentación elocuente, perspicaz y desoladora al gurú de la tecnología de la información, Nicolás Negroponte, hace unas semanas, un alto funcionario de la SEP resumió con precisión las dimensiones del desafío: si se llegaran a concursar las 40 mil plazas al año, el país tardaría un cuarto de siglo en renovar a sus maestros. El rezago para entonces será difícil de recuperar.

Así, se necesita transformar la educación del país con los maestros de hoy, no con los que habrá a lo largo de 25 años. Estos maestros fueron formados bajo el esquema educativo de los años sesenta cuando la prioridad era alfabetizar una matrícula que crecía a tasas explosivas -casi 4 por ciento anual: los métodos de enseñanza, las costumbres docentes, su formación y la misión que se les encomendó no pueden ser transformadas en un breve plazo. De ahí el tercer apartado de la exposición de este joven funcionario talentoso, a saber: hay que cambiar los entregables que se ofrecen a los niños pero con los mismos maestros y con los mismos métodos educativos, ya que ni podemos cambiar de maestros ni realmente de métodos educativos porque, como todo ser humano, los maestros mexicanos perseveran, como diría Spinoza, en su ser natural: siguen haciendo lo que saben hacer.

A las conclusiones a las que otros, como Rubén Aguilar en El Financiero de ayer, han llegado conviene agregar una al catálogo de cosas que hacer. Y tal vez sea la más importante en vista de este panorama realista y desalentador. Se trata del empoderamiento (me resigno a usar el neologismo) del niño y su familia. De ahí la pertinencia del proyecto OLPC (One Laptop Per Child) del propio Negroponte, el cual un pequeño grupo de mexicanos nos hemos dedicado a promover desde hace un tiempo. Desde hace unos 10 años el MIT Media Lab se abocó a construir una laptop que costara 100 dólares, dotada de lo necesario para asegurar conectividad y accesibilidad para niños de primaria, es decir, de 6 a 12 años en los países pobres del mundo. Y se logró gracias a donativos de muchas empresas internacionales (incluyendo las del ingeniero Slim).

Finalmente la XO empezó a fabricarse a finales de 2007, pero a un costo superior: colocarla en manos de un niño cuesta alrededor de 200 dólares. En América Latina los gobiernos peruano y uruguayo ya lanzaron a gran escala el proceso de compra, capacitación, entrega a niños; en México las cosas se encuentran medio estancadas. En aras de "full disclosure" conviene mencionar que existe otra máquina fabricada por la mega empresa Intel que "compite" con la XO. En varios países gracias a las prácticas y mañas propias de las empresas, a diferencia de las non profit como OLPC, ha podido ganarle espacios al proyecto de Negroponte.

OLPC tiene principios básicos: Saturación (cada niño tiene una XO en propiedad: todos los de un salón, una escuela, colonia o localidad: es una vacuna contra la brecha digital). Edades tempranas (es para niños de primaria que no necesitan saber leer y escribir para usarla y su manejo no se limita a la escuela, sino que se extiende a la casa en donde se usa más intensivamente). Conectividad (está diseñada para crear un ambiente de red inalámbrico: una se conecta a otras y cuando hay internet, una puede dar señal a otras. Los niños crean sus redes en el barrio, etcétera). Software libre (a través de sistemas innovadores cada niño aprende y enseña. Permite el trabajo en colaboración y promueve el Wiki: la transformación de materiales y métodos por los usuarios: los niños). Es filantropía, no negocio: se paga lo necesario para producir y colocar una XO en manos de cada niño y profesor, sin utilidad alguna. Se pagan sólo los costos para que el proyecto siga funcionando.

Los promotores de manera totalmente pro bono como Rodrigo Arboleda y un servidor en América Latina y Manuel Rodríguez en México no percibimos remuneración, comisión o success fee alguno (más aún, nos cuesta). No tendría nada de malo cabildear este proyecto, pero no es el caso.

No vamos a transformar la educación en México sin los maestros, sin su capacitación, evaluación y mejoramiento de sus salarios y el respeto de la sociedad. Pero en vista de las consideraciones anteriores, tampoco lo lograremos sin empoderar educativamente a los niños. La XO permite hacerlo al darles por 200 dólares a cada uno un útil escolar que les da acceso a la tecnología más moderna para aprender a aprender, al universo de internet, e incluso como lo captó con perspicacia la dirección del SNTE, a la inclusión del libro de texto gratuito en la pantalla: un esquema amigable, verde y moderno. Por todo ello, estamos en esto.

miércoles, 29 de octubre de 2008

¿Que es OLPC?

Implementación de OLPC en Galadima, Africa.


One Laptop per Child (OLPC) o “Una Laptop por Niño” es una organización sin fines de lucro creada por Nicholas Negroponte, que tiene como misión crear oportunidades para los niños más pobres del mundo, proveyendo a cada niño con una laptop conectada a internet, resistente, de bajo costo, y de bajo consumo de energía, con contenidos y software diseñados para el aprendizaje auto-empoderado, de colaboración y divertido.

La idea de Una Laptop por Niño se remonta 40 años atrás, partiendo de las teorías de aprendizaje construccionistas iniciadas por Seymour Papert, un matemático del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), científico e investigador en computación y educador. El aprendizaje construccionista consiste en estudiantes que trazan sus propias conclusiones a través de experimentos creativos y construcciones o realizaciones diversas. De acuerdo a Papert, las computadoras proveen a niños con una plataforma de aprendizaje altamente flexible a través de la creación y compartición de ideas, y a través de su propia expresión.

OLPC tiene 5 principios básicos que son base para la ejecución de sus implementaciones.

Propiedad del niño. El niño es dueño de la laptop (también llamada XO), se apropia de ella para fines de exploración, aprendizaje significativo y colaboración.

Edades bajas. Está enfocado a niños de educación primaria, dirigido principalmente a aquellos que se ubican en zonas marginadas y, por ende, que tienen poco acceso a medios tecnológicos y de comunicación.

Saturación. El alcance será en toda la zona, puede ser toda una escuela, toda una comunidad, todo un estado, todo un país; asegurando el impacto educativo, social y de igualdad.

Conexión. Las XO tienen la capacidad de crear una red local inalámbrica para comunicarse entre ellas, sin embargo, es necesario proveerlas de una conexión a Internet que les permitirá un acceso al mundo de la información a nivel global.

Gratis y de código abierto. Permite la libre participación de docentes, desarrolladores de software, y toda persona que esté interesada en colaborar en el diseño, las actividades y mejoramiento del ambiente que se ejecuta en las XO, involucrando a países en todo el mundo.

Es por ello que ahora en México se buscan entidades que compartan la misión de OLPC, para adoptar un proyecto educativo que involucre al gobierno, a donantes privados u organismos no gubernamentales y por supuesto a la comunidad, lo cual fomenta el esfuerzo colaborativo en pro de la educación de los niños en nuestro país.

“Una Laptop por Niño” ... “Es un proyecto educativo, no de laptops”
Nicholas Negroponte

Para mayor información puede visitar http://www.laptop.org/